La nalgada será ilegal

Por Natalia

image

Que una nalgadita no le ha hecho daño a nadie. Que estamos sanos, sin mayores traumas y de niños vimos venir la chancleta voladora de mamá en más de una ocasión. ¿Les suena conocido?

Pues el consenso está cambiando en el mundo bastante rápido. Es probable que seamos la última generación que en algún momento dijo u oyó decir en público que no es grave que los padres den una nalgada, una palmada en la mano (¡caca, nené!), un pellizco, hasta una cachetada (con moderación, como el consumo de alcohol) a un niño necio.

Este 3 de marzo el Consejo de Europa condenó a Francia, país donde vivo, porno prohibir expresamente toda forma de castigo físico a los niños.

Actualmenteexisten 44 países prohibicionistas. Pero la tendencia hacia laprohibición total, que comenzó en los países nórdicos, se extendió aalgunos países de Europa y finalmente a Latinoamérica y Africa, se haacelerado en los últimos años.

image

Con los datos de www.endcorporalpunishment.org

EnAmerica Latina la palmada ya es completamente ilegal en Argentina,Brasil, Bolivia, Costa Rica, Honduras, Nicaragua, Uruguay y Venezuela.

EnColombia, al igual que en Francia, existe una prohibición expresa encolegios, y otros colectivos. Pero la corrección física moderada que nodeja marcas es legal y tradicionalmente aceptada en el seno del hogar.

Losopositores a la prohibición total en Francia, que son el 80%, opinanque ya existen leyes suficientes contra el maltrato infantil y que elasunto de la palmada es del dominio privado y compete a cada padre. Aligual que en Estado Unidos y otros países desarrollados no prohibicionistas, existe cierta aprehensión a que el Estado legisle sobre lo que se considera la vida privada de los ciudadanos. “Es como legislar sobre si se debe secar la losa con limpión o al aire libre”, decía en la radio un oyente indignado en la mañana del fallo.

Incluso algunos de los psicólogos que explicaban cuan dañinos e ineficaces son los castigos corporales para la educación de los niños, no estaban seguros de que debieran penalizarse legalmente.

Para muchos amigos franceses, una palmada es mucho menos grave que el maltrato psicológico y las manipulaciones que usan algunos padres para controlar a sus hijos.

La posición de los franceses es similar a la de muchos colombianos. En Francia, o al menos en el campo, es aún bastante común que los padres amenacen en público a sus hijos con que les van a dar una nalgada si se están portando mal. “¿La ves?”- les dicen mostrándoles la mano abierta.

En cambio en Dinamarca, donde también viví un año, así como en los demás países nórdicos que fueron pioneros en volver ilegal la palmada hace varias décadas, sería impensable. Cuando llegaba a recoger a mi hija en el liceo francés de Copenhague me impresionaba como los daneses ni siquiera dejaban de susurrar para pedirle a sus hijos que vinieran a vestirse. Los franceses, en cambio, terminaban gritando.

La prohibición fue determinante para que este cambio cultural ocurriera. En 1979 en Suecia, donde la primera legislación antipalmada se aprobó, la mayoría de la población se oponía al cambio, pero hoy en día los suecos se oponen mayoritariamente a toda forma de castigo físico. La prohibición no ha mandado a muchos padres a la cárcel. Es una medida simbólica, pero que ha tenido un enorme impacto positivo en la educación de los niños y en la lucha contra el maltrato infantil.

La educación a la nórdica empieza a ser un modelo a seguir para los padres de la generación X, que al llegar a la edad adulta empezamos practicar yoga, comer orgánico y usar las redes sociales para buscar aprobación, inspiración y lidiar con las nuevas ansiedades asociadas a la crianza.

¿Prohibir la palmada es la vía ?

Hace siete años , al nacer mi primera hija, yo no tenía una posición definida sobre el tema. Me parecía que una palmadita no era muy grave. Siempre trataba de no pegarle, pero a veces, sobre todo cuando ella estaba haciendo una pataleta del chorizo y me pegaba a mi, le apretaba el brazo fuerte o incluso le dí su palmada. Casi que sin pensarlo. Luego me sentía mal. No creo que sea la mejor forma de educar.

Desde entonces he leído muchos expertos en educación y hay que decir que hoy en día la gran mayoría desaconseja cualquier tipo de corrección que use la fuerza. Incluso los gritos. Hay estudios que muestran una correlación entre los castigos físicos recibidos en la infancia y la violencia de género, la baja autoestima, el abuso de drogas en la adolescencia, los problemas de comportamiento…etc

Aunque me parece importante no satanizar a los padres que en algún momento recurrimos a las palmadas, creo que es una forma de violencia, que legitima la violencia y trae mas violencia y constituye un abuso del poder físico y psicológico del adulto sobre un niño indefenso. Además, a largo plazo no sirve para corregir los comportamientos indeseables e incluso puede intensificarlos.

A mi segundo hijo, que tiene apenas dos años, logro distraerlo o alzarlo para alejarlo del comportamiento que quiero evitar. Un par de veces en que le jalé el pelo suavemente diciéndole “eso duele, mira” para que entendiera que a mi también me estaba doliendo su mañita y debía soltarme el pelo, pero hasta ahora no le he pegado, y no porque no tenga deseos de hacerlo a menudo. Creo que como el resto del mundo, yo también estoy cambiando mi forma de pensar y de actuar. Y la prohibición de la palmada puede ayudarme a exorcizar los deseos violentos que a veces se apoderan de mí.

La palmada en la pantalla chica

Recomiendo The Slap, una genial serie de televisión australiana basada en la novela homónima de Christos Tsiolkas (La versión en español es La bofetada), que se refiere a este momento de quiebre y los posibles choques que se pueden generar: Todo el drama gira alrededor del momento en que un invitado a un asado cachetea a un niño de otros invitados. A partir de ese momento cada episodio o capítulo gira en torno a la visión de un personaje diferente y el relato logra que el espectador/lector vaya cambiando de posición a medida que la trama se desenvuelve.

Me encantó el enfrentamiento entre la familia neo- hippie de co-spleeping y amamantada hasta los 5 años y el empresario hijo de inmigrantes de primera generación que sigue la ideología de éxito, tiene piscina californiana, esposa trofeo y dificultades para controlar sus pulsiones violentas. El éxito de la serie fue tal que este año la cadena CBS produjo una versión norteamericana (que no he visto  pero dudo que sea tan buena) con Uma Thurman en el reparto.

Anuncios

Un comentario en “La nalgada será ilegal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s