Recurso de la Semana: Tableta interactiva del hogar

Por Natalia

Estamos en los albores del transhumanismo con nuestros smartphones, que no son otra cosa que pequeños computadores de los que nunca nos separamos y nos sirven de extensión de nuestro cerebro, ojos, cuerdas vocales… Dentro de poco estarán integrados a nuestro cuerpo, dicen los cyborgs pioneros desde algún Media-lab de la Silicon Valley.

Pero yo no les voy a hablar de Google Glass, ni de ningún dispositivo en línea. Mi gadget favorito para organizar la semana es el tradicional tablero de acrílico blanco pegado en la pared de la cocina.

image

En él planeo todos los menús de la semana y la lista de compras según los ingredientes que necesito. Saco mis libros y revistas de cocina y sí, también el smartphone con mis apps favoritas ( Ya hablaremos de eso en otra oportunidad). Y salivo pensando en lo bueno que se ve en la foto. Llamo a los niños, a mi marido y les pregunto si hay algo que quisieran comer esa semana y todos opinan, miran las fotos, el más chiquito dice yam, yam… Es un buen momento que nos pone contentos a todos.

Desde que hago esto nunca he vuelto a tener esa horrible sensación de mirar el reloj, saber que toca hacer algo de comida, no saber qué, mirar la nevera, donde hay un poco de verduras pasadas y toperwares con hongos, tratar de pasarse la papa caliente a la pareja diciéndole “Qué comemos hoy?” y decidir que, de nuevo, serán pastas con salsa comprada.

Luego solo hay que tomarle una foto al tablero con el celular. Y claro, la foto se puede almacenar en Evernote u otra aplicación que reconozca escritura en las fotos, si es que queremos archivar y tener opciones de búsqueda sobre nuestras planificaciones semanales. Con la lista hecha de este modo ahorro mucha plata, y mucho tiempo, pues no compro nada innecesario ni tengo que salir a buscar ingredientes que no tengo para algo que se me ocurrió a última hora.

Como el menú es visible para todos, si mi marido llega temprano cuando estoy bañando a los niños se puede poner a cocinar y si es una receta, tiene la página y los ingredientes listos. No hay que pensar. Es mucho más relajado que llegar a tratar de inventarse una creación original con una lata de atún.

En el mismo tablero, como estoy tratando de buscar alternativas a la fuerza y los gritos para disciplinar a mi hija (ver mi post anterior), anotamos las horas de televisión a las que tiene derecho y las estrellas de recompensa por tender la cama, poner la mesa y ocuparse de las gallinas.

Ella también decidió que su hermanito debería tener un espacio para caritas felices si se quita y guarda los zapatos solo, y si ayuda a poner la mesa.

A la derecha abajo también anotamos las tareas de la semana. Y una vez que las compras están terminadas ese espacio me sirve de tablero para las clases particulares de español que doy. Es una herramienta baratísima, e increíblemente poderosa y versátil que recomiendo a todo el mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s