Art de vivre

El charcutero de la esquina, que embute el relleno especial y seca su salchicha a las hierbas, es un artista. Aprendió su arte de otro maestro, como aprendiz charcutero,  desde los quince años. Luego fue reinterpretando los clásicos de una cultura charcutera milenaria, desarrollando su propio estilo y sus creaciones originales.
Ha ido a ferias y concursos, donde grandes nombres del mundo de la charcutería francesa juzgan el equilibrio, consistencia, sensación en boca, gusto posterior, riesgo y originalidad de sus producciones. El charcutero explica sus obras a los clientes con referencias a filósofos del renacimiento y la boca se le llena de orgullo. Parece en trance.

Lo mismo es cierto del chocolatero, el quesero, el viticultor, el horticultor, la estilista, la maestra pastelera, la osteópata, el cocinero de la hostería del pueblo, la cocinera de la cafetería del colegio…

Eso es Francia para mí. Han sido siete años de vivir con arte y compartiendo con artistas de todas las disciplinas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s