Ciencia para niños: Descubrimientos en bibliotecas e Internet

Por Natalia Carrizosa

Ando trabajando en un proyecto de divulgación científica para niños, y he encontrado muchas cosas interesantes. Pero sobre todo, que las fotocopias y libros de texto con los que mis hijos trabajan en el colegio son muy aburridos si se comparan con otros recursos.

 

Hay por ejemplo una cantidad de libros de ciencia para niños que se leen como novelas, que usan historias y recursos narrativos interesantes o juegos y acertijos para explicar diferentes temas científicos. En medio de la revisión de literatura empecé a leer Una breve historia de casi todo de Bill Bryson y no he podido soltarlo. Es un libro generalista que su autor, un reconocido periodista de viajes, escribió justamente porque los libros de ciencia del colegio lo dejaron insatisfecho. Está lleno del mejor humor inglés y las historias más divertidas. Existe una versión para niños ilustrada muy recomendada.

Con mi hija hemos estado leyendo el famoso El Diablo de los números y varias historias del premiado blog Pequeño Libro de Notas, repositorio de Mati y sus mateaventuras. fue muy sorprendente porque a pesar de que en el colegio las matemáticas no son su materia favorita, ella es feliz con estas historias que son como puertas secretas a mundos mágicos.

 

Otro grato descubriemiento fue el trabajo de Angela Posada Swafford, una periodista colombiana que se ha dedicado a cubrir temas científicos para revistas como Muy Interesante. La entrevisté para que me hablara de sus excursiones a la Antártida y me transmitió ese espíritu de aventura que ha acompañado a tantos científicos en la historia y que siento que se ha ido perdiendo en la enseñanza escolar y la investigación académica. Poco después, Carolina Vegas, exdirectora de Semana Junior, me recomendó mucho su serie de novelas juveniles Aventureros de la Ciencia. Aún no la he leído, pero ya les contaré cómo me parece más adelante.

Otro buen recurso son los libros documentales ilustrados de editoriales francesas como Nathan, Fleurus, Gallimard, Milan y Larousse que alquilamos una vez a la semana en la biblioteca de la Alianza Francesa. Aun no he encontrado editoriales equivalentes en español. Por alguna razón, y el diseño gráfico debe tener buena parte de la culpa, las ediciones que ojeo en librerías o que alquilo sin poder ver en el poco amigable catálogo de la biblioteca Luis Angel Arango, tienden a parecerme pasadas de moda, como álbum de chocolatinas Jet. Por eso agradecería que me dirigieran a las mejores colecciones de ciencia ilustrada en español.

Pero el recurso que me tiene más impresionada son las actividades que cuelgan en Pinterest las mamás gringas que hacen homeschooling (colegio desde la casa) y los maestros que bloguean. Yo no me he hecho una opinión sobre el creciente movimiento de padres que educan a sus hijos en casa ni sobre el llamado « estrés de Pinterest », que al parecer tiene muy ansiosas a las mamás gringas. Afortunadamente la presión del movimiento DIY (hágalo usted mismo, por sus siglas en inglés) y por ser una « crafty mummy » (mamá buena para las manualidades) aún no es tan fuerte en los países donde he vivido.

Lo cierto es que sin que esto me haya causado mayor estrés, he encontrado unas ideas geniales en Pinterest. Ahora estoy trabajando en unas guías de temas de astronomía para niños y Pinterest es una mina de actividades para hacer con ellos. Hay modelos a escala del movimiento de los astros, experimentos para entender el funcionamiento de los cohetes espaciales, juegos de mesa con temas de planetas que se imprimen gratuitamente, recetas de galletas con las fases de la luna…

Pero lo que más me impresionó fue un post sacado del blog The creative salad. Es el blog de una mamá gringa de la onda ecológica, DIY, homeschooling y anti-gluten (el combo completo, como quien dice) que bloguea sobre las actividades que realiza con su hija a la que educa ella misma en Sonoma, California. En un post relata cómo comenzaron por imprimir mapas del cielos nocturno, observaron el cielo, leyeron libros y fueron al planetario, usaron aplicaciones para ubicar las constelaciones, las cocieron con un kit de bordado espacial, cocinaron torta e hicieron rompecabezas con temas del sistema solar y leyeron libros de mitología clásica griega y aborigen norteamericana relacionados con los astros.

creative salad

Aclarando que me parece imposible llegar a ser una mamá tan dedicada como esta, creo que es una manera mucho más creativa de entender el aprendizaje científico, y que me encanta que lo comparta con maestros o personas como yo, que de una u otra manera estamos interesados y colaborando para buscar una pedagogía y crianza más divertida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s